martes, 3 de febrero de 2009

pequeño

No me trajo la mañana distrital de tus ocasos
ni la lluvia candorosa que escapó de tus ventanas.
Me trajo la vida, sí,
la vida, y junto a ella,
todo lo que impúdicamente arrastra
en su costado.

Intento darte en mi prehistórica lucha
la entrega puntual de los relojes y bisagras,
de los costados y los detrases,
de lo que está enfrente,
eso que ya tienes yaún te falta,
pero tu ilógica micción de inequidades
embarga el filo imberbe de mi cuchillo atónito.

Arriba, a lo lejos, en este instante,
quiérase o no se quiera, en silencio,
un concierto sanguíneamente muscular invade
a pasos aritméticos los rieles de este barro
que acudió a tu visita.

Míralo con calma, tómalo con el bullicio extraoficial
de los estómagos,
cántale un segundo espléndido
como impávido susurro de tu costumbre adormecida.
Desdóblalo, hazlo sangre de tus pieles renovadas,
vívelo
y siente cómo se anida
en el cielo frontal donde descansas las ideas.

Un comentario en “pequeño”

Alex dijo...

Amigo, a los años que regreso por tus blogs, este nuevo me parece muy bueno, con una manera diferente de unificar las palabras y los sentimientos, qué bueno por ti, este nuevo estilo me gusta mucho màs que el anterior. Felicidades.

Zona de Crítica

 

((( La Piel del Hombre ))). Copyright 2009 | Todos los derechos reservados |