viernes, 6 de febrero de 2009

constructores

¿Y si mañana es de noche
en nuestro frío tapiz de inconsecuencias?
¿Si mañana nos vuelve a golpear
la caricia de un adiós encomendado?
¿Y qué si mañana o si hoy la técnica de la vida
se empoza en las curtiembres del odio?
Déjame que te grite, compañero,
déjame pisar la mano adormecida
¡Grítame fuerte y despertemos!

Constructores litúrgicos de la caída solar,
moléculas dóciles y frías, disloquemos la maraña
recostada en la frenética burla papal;
destrocemos la ingravidez doliente,
la lógica quietud del oprimido
pues mañana sólo habrá cucharas vacías
en platos vacíos,
ojos pútridos de miedo,
brazos partidos por la conjugación
falaz de las telúricas voces,
engaños en la fricción del intestino,
mentiras de esófago.

La piel que no es de juego nos llama a matar
desde el babor sangrante de
su peculiar aborto,
hasta el útero infértil de la tierra,
la mortalmente agredida por el paso.

¿Cuándo empezarán a reunirse las partes,
los cansados huesos húmeros, las tibias, las rótulas?

Me cuestiono en mi propio estado y personalmente ajeno,
rebusco, miro, cuento, vuelvo a rebuscar,
acecho los pulgares,
bifúrcome en la inconsciencia y la apatía
de mis pasos,
purifico los ajenos, los vencidos,
y sin embargo todo es lo mismo,
las arrugas son las mismas,
esas viejas estiradas por encima del verbo,
con su desprecio en la teoría y con su muerte
en la práctica .

¡Oh, dolor y pesadez de silogismos, ustedes
nos caen desde abajo yel hambre labora con más fuerza!

Una pequeña garúa invernal posiciónase
de pronto.
La lengua sufre calofríos tropicales al verse muerta;
los espejos continúan expandiendo
el dolor de las entrañas
y nadie soporta estoicamente la sonrisa, nadie tiene dientes
que encajarle a la miseria.

Construímosle al verbo una casa, una familia,
una vida, por tres años mecánicos de inercia.
El verbo sustantivo de acción
pero adjetivo de voces
retornó gritando y martillando en versos
“Os perdono por el bien que me hicisteis”
y la historia regresó estáticamente al punto de partida.

Camaradas, compañeros
¿Cuánto más tendremos que alargar el calendario?
¿Cuánto aleteo de cóndor sumaremos
al designio del cónclave sin nombre?
¿Cuánto más volaremos en sudores escarlatas
con victorias de aires buenos para las vicuñas?

Las boas, los monos, los paiches viven
genuflexos al león excrementicio,
dividido el corazón en ventrículos de oriente,
con luchas, con sangre, con derrotas laberínticas,
y la respuesta vive en el bastón desértico,
tantos años en el bastón desértico,
en nuestra propia experiencia de arrugas
y nadie la vio aferrándose a la vida.

3 Comentarios en “constructores”

Petrus dijo...

El problema de la falta de unidad es muy complicado de explicar, aún cuando tengamos todas las lecturas históricas y las del momento. Tu poema motiva mucho, es un fuerte llamado de atención. Espero que lo apliques para tu propia persona, tu organización también. Saludos.

Petrus dijo...

Me gusto mucho el poema y el titulo porque eso somos: los constructores de la vida.

petit dijo...

...Madre!!! que tu nostalgia se vuelva el oido mas feroz...Madre!!! necesitamos d tu arroz...Madre!!! ya no estes triste la primavera volvera con la palabra "Libertad"...Madre!!! los q no estemos para cantarte esta cancion recuerda que fue x tu amor...Madre Patria y Madre Revolucion!!! con nuestras vidas construimos tu cancion...

Zona de Crítica

 

((( La Piel del Hombre ))). Copyright 2009 | Todos los derechos reservados |